Que fluya por donde pueda

Dibujo y color, Mi prosa
Que fluya por donde pueda; ya nos encontraremos de algún modo ©Rubal

A ver, voy a aprovechar, porque en algún otro momento, me quedaré sin palabras o sin ganas… Las rachas de viento se aprovechan en la navegación, así que…

Cosas que descubro y que veo (no es lo mismo una cosa que otra):

  • De pronto alguien desaparece aquí en WP o en la vida real (aunque en la vida real lo que me importa lo tengo bastante atado, y me importa poco lo que gira fuera de mi centro gravitacional, porque ni se acuesta en mi cama, ni ha aguantado conmigo todas mis transformaciones) y surge otro personaje en el escenario, y yo, cual señorita Marple, voy atando hilos y me doy cuenta de que no hay tal desaparición sino conversión, metamorfosis. Y me da mucho gusto reconocerlo, a ese o esa que había desaparecido y que, dicho sea de paso me parecía interesante por algún motivo, e incluso me doy cuenta de que me alivia en mis suposiciones. Es como adivinar que el asesino es el mayordomo. ¡Dios mío, qué desvarío!
  • Bien, sigo. Me doy cuenta de que es más difícil que te siga alguien a quien le guste dibujar o que se dedique a dibujar, que alguien que escribe o al que le gusta escribir. O sea que (venga, voy a hablar en primera persona del plural, que está de moda) solemos colgar dibujos y esperar a ver si un flautista de Hamelín traza la senda por la que algún extraviado y confiado roedor llega a nuestra exótica galería, pero el que escribe suplica el aliento del lector (se deshace entre las letras de un comentario, no encontrando lo indecible e indefinible, aunque al final se hable a sí mismo). Puestos, puestas, puestes… a preferir, prefiero esto último.
  • Otra. dedicamos más tiempo a escribir sobre por qué escribimos y cómo nos ilumina la creatividad, que en sí en elaborar un escrito que hable, por ejemplo, de lo que nos pasó ayer por la mañana cuando en lugar de ir al trabajo o a la compra, nos desviamos hacia un portal intergaláctico. Por poner un caso. Ah, sí, y que la cita al gurú, del tipo que sea, no falte. Aquí yo citaría a Gaiman, por lo del portal intergaláctico.
  • La última, pero no definitiva. Mira que es difícil encontrar las mil maneras de agradecer el hecho de que alguien se digne a visitarnos en nuestro rinconcito y dejar alguna palabra, aunque tampoco es necesario. Pero qué menos que intentarlo, ¿no? ¿Cuántos están dispuestos a detener el puñetero vídeo del whatsapp que le acaba de enviar la vecina, o la porra que acompaña el café del domingo, por un mísero texto de escritura desangrada? Agradecimientos a todos los que se molestan en seguir, claro que sí. A muerte (aunque la mayoría de las veces sea a golpe de dedo sobre la aplicación de WP del móvil. Like, like, like…
  • ¿Definitiva? Solo por acabar de algún modo, de momento. ¡Cómo cuesta conectar en la “vida real” (esto ya es un concepto de mi cosecha), y qué poquito hace falta para dar un “like” o un “follow”. Hablo en el mejor de los casos, cuando es de verdad.

Este no es mi tipo de entrada, pero es que hay veces que mis entrañas irrumpen y yo se lo permito porque si no acaba en estreñimiento (que no debería ser tabú mencionarlo).

Yo seguiré, si la racha del viento lo permite.

Ciao 🙃