Que fluya por donde pueda

Dibujo y color, Mi prosa
Que fluya por donde pueda; ya nos encontraremos de algún modo ©Rubal

A ver, voy a aprovechar, porque en algún otro momento, me quedaré sin palabras o sin ganas… Las rachas de viento se aprovechan en la navegación, así que…

Cosas que descubro y que veo (no es lo mismo una cosa que otra):

  • De pronto alguien desaparece aquí en WP o en la vida real (aunque en la vida real lo que me importa lo tengo bastante atado, y me importa poco lo que gira fuera de mi centro gravitacional, porque ni se acuesta en mi cama, ni ha aguantado conmigo todas mis transformaciones) y surge otro personaje en el escenario, y yo, cual señorita Marple, voy atando hilos y me doy cuenta de que no hay tal desaparición sino conversión, metamorfosis. Y me da mucho gusto reconocerlo, a ese o esa que había desaparecido y que, dicho sea de paso me parecía interesante por algún motivo, e incluso me doy cuenta de que me alivia en mis suposiciones. Es como adivinar que el asesino es el mayordomo. ¡Dios mío, qué desvarío!
  • Bien, sigo. Me doy cuenta de que es más difícil que te siga alguien a quien le guste dibujar o que se dedique a dibujar, que alguien que escribe o al que le gusta escribir. O sea que (venga, voy a hablar en primera persona del plural, que está de moda) solemos colgar dibujos y esperar a ver si un flautista de Hamelín traza la senda por la que algún extraviado y confiado roedor llega a nuestra exótica galería, pero el que escribe suplica el aliento del lector (se deshace entre las letras de un comentario, no encontrando lo indecible e indefinible, aunque al final se hable a sí mismo). Puestos, puestas, puestes… a preferir, prefiero esto último.
  • Otra. dedicamos más tiempo a escribir sobre por qué escribimos y cómo nos ilumina la creatividad, que en sí en elaborar un escrito que hable, por ejemplo, de lo que nos pasó ayer por la mañana cuando en lugar de ir al trabajo o a la compra, nos desviamos hacia un portal intergaláctico. Por poner un caso. Ah, sí, y que la cita al gurú, del tipo que sea, no falte. Aquí yo citaría a Gaiman, por lo del portal intergaláctico.
  • La última, pero no definitiva. Mira que es difícil encontrar las mil maneras de agradecer el hecho de que alguien se digne a visitarnos en nuestro rinconcito y dejar alguna palabra, aunque tampoco es necesario. Pero qué menos que intentarlo, ¿no? ¿Cuántos están dispuestos a detener el puñetero vídeo del whatsapp que le acaba de enviar la vecina, o la porra que acompaña el café del domingo, por un mísero texto de escritura desangrada? Agradecimientos a todos los que se molestan en seguir, claro que sí. A muerte (aunque la mayoría de las veces sea a golpe de dedo sobre la aplicación de WP del móvil. Like, like, like…
  • ¿Definitiva? Solo por acabar de algún modo, de momento. ¡Cómo cuesta conectar en la “vida real” (esto ya es un concepto de mi cosecha), y qué poquito hace falta para dar un “like” o un “follow”. Hablo en el mejor de los casos, cuando es de verdad.

Este no es mi tipo de entrada, pero es que hay veces que mis entrañas irrumpen y yo se lo permito porque si no acaba en estreñimiento (que no debería ser tabú mencionarlo).

Yo seguiré, si la racha del viento lo permite.

Ciao 🙃

14 comentarios en “Que fluya por donde pueda

  1. Jeje… Me gusta tu rollo, Olga, tu forma de pensar, con un puntito sarcástico.
    El mundillo de wordpress es un submundo de lo más particular. No sé si he entendido bien el punto número 1 de tu diatriba. A mí me da mucha pena cuando pierdo de vista a algún bloguero asiduo (en los años que llevo aquí metida he visto blogueros que se han ido sin despedirse, otros que lo han hecho despidiéndose y un par de ellos que se fueron definitivamente, que se murieron, vaya, y me dio tanta pena o más que cuando he perdido a alguien conocido en la vida real).
    Cuesta poco dar un like, como bien dices. A veces una no sabe si realmente le ha gustado el relato a quien le ha dado like, o solo se le ha ido el dedo en la tecla. Los comentarios son otra cosa. Yo también los agradezco mucho.
    En cuanto a las entradas acerca de cómo escribimos, con las correspondientes alusiones al gurú, yo no suelo leer ese tipo de posts, me cansan un poco, y escribirlos menos aún (quizás haya alguno por ahí, sobre todo de los comienzos de mi blog, pero poquitos…).
    El dibujo muy chulo, y el mensaje más si cabe. Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

    1. Bueno, no me refería a algo profundo del tipo de echar de menos, pero sí es cierto que puede suceder. De todas formas, aquí más que a la desaparición me refería a la mutación, y yo he sufrido alguna vez una de estas transformaciones. Es cambiar de apariencia, de nombre sin avisar (nadie está obligado a ello, estaría bueno) y el hecho de descubrirlo. De un modo fortuito darme cuenta del caso, de que alguien ha mutado. Me divierte incluso. Otra cosa es que se haya entablado una relación de colaboración o de mutua lectura e intercambio y entonces sí es bueno saludar, despedirse, etc. Pero como quiera cada uno. Como he dicho antes, no es el caso de este comentario. Es más, por así decir, como ir detrás de la pista de los desaparecidos o los cambios.
      En cuanto a los likes, a mi no me importan. Me parecen bien. Si alguien da like, pero no le apetece comentar, vale; si lo hace por hacer, pues vale también; si no ha leído y aún así da like, pues vale también. La esencia de publicar para mí es estar aquí y publicar, porque estaba harta de guardarlo en carpetas y cuadernos de casa. Si entre la maraña de likes los hay sinceros, pues fíjate que bonito. Antes no existías ni para el vecino y ahora hay gente que te aprecia por lo que haces (ya que por lo que es una, ni en la “vida real” ni en el “blogger space” es tan sencillo). Y este asunto ya sería parte de otra entrada que me diera por escribir. Te dejo, Mayte, que ya es mucha lectura para un comentario. Gracias mil por leer y comentar, de verdad. Me encanta una charla agradable y sí, el sarcasmo o la ironía es una herramienta de defensa para quien a veces se traga el enfado, pero también para hacer las cosas más distendidas. Un placer y un abrazo 🙂

      Le gusta a 1 persona

  2. Me pasa como a Mayte, que las desapariciones virtuales me dan pena. Porque el cariño virtual también existe.
    Al mismo tiempo las entiendo como también entiendo las transformaciones o cambios de identidad. En ocasiones se necesita el anonimato.
    Cuesta conectar en lo real, sí, a veces, otras no.
    Pero un like…no me gustan mucho, son cómodos y le hacen saber al otro que estás ahí, que has visto o leído lo que comparte (se supone), pero son muy fríos.
    En los blogs de blogger no existen, solo se puede comentar o pasar de largo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Entiendo que no gusten los likes sin comentarios, pero a veces existen porque no se sabe qué decir. Yo me he encontrado comentando en un lugar y ni me han contestado o me han contestado de un modo extraño, o bien encriptado, o como si te hubieras metido en un asunto que no te pertenece, o haciendo una vuelta al lenguaje que al cabo no he entendido. En fin, variables todas. Por lo demás, ya he comentado en la respuesta a Mayte, que no me importan los likes, los que sean. Sí que noto vibraciones de un tipo o de otro. Que no me pregunten cómo puedo apercibirme de una vibración por aquí, pero creo que sí está ahí. Eso es también divertido.

      Me gusta

  3. Ante todo me encanta el dibujo, los colores, el tema. En cuanto a los puntos que tratas de este día a día de los blogs, me parece muy interesante. Yo empecé con mis blogs porque a través de las estadísticas, me di cuenta que tenía lectores y eso era muy importante
    para mi, si daba un recital de poesía, asistían al acto unas treinta, cuarenta personas, y si publicaba un poema me leían el doble de las
    personas que podrían asistir a ese acto. Eso me convenció para seguir publicando. Más tarde fui a la vez leyendo otros blogs, y compartiendo lecturas, comentarios, likes, etc.. Creo que es bueno siempre y cuando todo ello lo hagas espontáneamente y de una forma sincera. Hay cosas que te gustan, otras menos, pero un like, no le hace daño a nadie. Y si pones like es porque algo te gusta de lo que leíste. Y si guardas silencio y no comentas, tampoco pasa nada, en ese momento no tenías ganas de comentar. O lo dejaste para volverlo a leer. Como me pasó el otro día viendo el blog de RADOSAL, pensé, volveré , porque cómo se parece a RUBAL o cuánto tienen en común estos dos artistas… pueden ocurrir muchas cosas en estas lecturas, y todo es parte de la comunicación. Creo yo.
    De todas formas a mi me encanta bloguear y aprender de todos vosotros que os considero parte de mi día a día. Mi abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues ante todo, gracias por el tiempo que has dedicado a este comentario, Julie.
      Fíjate que yo doy “like” a veces por cariño y lo hago espontáneamente. Si no es así, paso de largo. Todo el mundo tiene su público. Es algo que siempre digo, aunque el público de algunos es más exiguo que el público de otros (a veces inexistente), pero está ahí en alguna parte.
      Pero desde luego entiendo a quien no le guste hacer like porque sí y que le hagan like por hábito. Para mí ha supuesto a veces una tesitura que más o menos he resuelto, pero no me atrae. En cuanto a mis likes, casi prefiero dejar un comentario, lo que pasa es que a veces no sale qué decir y guardo silencio. Es una pena que al final no se puedan distinguir los likes auténticos de los que no lo son, pero menos es nada.
      Gracias, Julie! Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Curiosa reflexión. Yo todavía estoy muy verde en esto de WP, pero siempre voy descubriendo blogs, publicaciones y personas que me gustan, así que si leo u observo algo que me gusta, le doy like.
    No me gustan los likes por compromiso. Prefiero 3 likes sinceros que 300 falsos…
    Comentar a veces es más complicado. A lo mejor estoy leyendo en el móvil y no me apetece contestar desde ahí, lo dejo para cuando esté delante del ordenador y luego se me pasa… A veces no te da tiempo, a veces no sabes qué decir…
    Pero bienvenidos son los likes y los comentarios.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, yo no leo WP por el móvil. De hecho no tengo la aplicación. Tengo lo mínimo en el móvil. Como uso mucho el ordenador por trabajo y etc. prefiero merodear por WP en el PC (me sirve para descansar entre cosa y cosa, y porque me interesa también, claro, aparte de publicar lo mío, que es bastante terapéutico entre otras cosas). Es cierto lo de los likes por compromisos; estoy de acuerdo contigo. La cuestión es que a veces hay afinidades o cierto cariño y a eso no lo llamo compromiso, sino que me apetece dar un like. El like lo entiendo también como una forma de decir “oye, que sé que estás ahí”, o un pequeño saludo. No hay forma de distinguir entre los tipos de like, pero qué más da si son con buena intención. También estoy de acuerdo en que a veces no se puede comentar en ese momento o bien no tienes qué decir, solo que te ha gustado.
      Gracias por pasarte y comentar, Rosa. Abrazo 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s